...
"Año del Diálogo y la Reconciliación Nacional"

Conoce el libro Cien Años de Soledad que García Márquez dedicó a Vargas Llosa


El ejemplar de la célebre novela Cien años de soledad que el desaparecido Nobel colombiano Gabriel García Márquez le dedicó a Mario Vargas Llosa en 1972, cuatro años antes de la famosa pelea que los separó para siempre, se encuentra en Arequipa, Perú.

Así lo destacó un artículo publicado en el portal BBC Mundo, el cual resaltó que no es uno de los 8.000 ejemplares que la Editorial Sudamericana sacó a la venta el 5 de junio de 1967 en Buenos Aires, sino uno de la segunda edición publicada ese mismo mes luego que en dos semanas se agotara la primera edición de Cien Años de Soledad.

"Para Mario, de su descuartizado, desmenuzado y desenmascarado hermano", escribió García Márquez, quien solamente firmó como Gabriel y puso debajo el año: 1972.

BBC Mundo indicó que esa segunda edición salió con la portada que realmente debió tener la primera, una diseñada por el mexicano Vicente Rojo en el que recrea "Macondo", un juego de dados que tiene el mismo nombre que García Márquez le puso al pueblo de la célebre novela, pero que es también el de un árbol que aparece en uno de los lados del dado y que da la victoria al jugador.

"La portada recrea 'Macondo', un juego de dados que tiene el mismo nombre que García Márquez le puso al pueblo de la célebre novela, y tiene una E invertida en la palabra soledad", anota la publicación.

Señaló que la novela dedicada no es fácil de identificar, ya que está en medio de otros libros con empastes similares en una estantería de madera y vidrio en la sala abovedada de la casona colonial que alberga la Biblioteca Regional Mario Vargas Llosa en Arequipa, ciudad natal del laureado escritor.

Esta Biblioteca contiene más de 20.000 libros que ha donado el Nobel peruano de su biblioteca personal que tiene distribuida entre Lima, Madrid y París.

"Ese Cien años de Soledad luce una tapa dura roja y solo se lee el nombre en el lomo escrito con letras doradas. Es uno más entre muchos libros reempastados con esas características. En el interior está la tapa original, aunque recortada por la guillotina del encuadernador que se ha llevado la mitad del nombre de la editorial", indicó la nota.


ANDINA