...
"Año del Diálogo y la Reconciliación Nacional"

Max Castro - La Historia Musical



Recuerda con cariño el testigo de su primer recital: el cine Cavero de Ayacucho. Fue un 14 de febrero de 1989, tenía sólo ocho años de edad y debutaba en el mismo donde también dieron sus primeros pinitos artísticos el maestro Raúl García Zárate y otras figuras ayacuchanas.
De los tres hijos de Gabriel Ántero Castro, un músico aficionado, Max, fue el único que convirtió el pasatiempo de la guitarra y el canto de niñez en la profesión de su vida. Ahora su hijo, de cinco años de edad, ya toca la batería acústica. Han sido 19 años de trayectoria y Max divide este camino en tres etapas, pero siempre con la misma meta: acercar la música andina a los jóvenes.

La primera etapa de Max es de los ocho a los trece años de edad. El niño grabó dos casetes, uno “rústico y sencillo” en su natal Ayacucho y otro de mejor calidad en Lima. Luego, “por un descuido”, y por estar metido realizando conciertos, dejó de grabar.
Después, el artista se dedicó por varios años a ser arreglista y músico de grabación de figuras como Victoria de Ayacucho, Kiko Revatta, Angel Bedrillana, el dúo Antología, y muchos más con quienes grabó varios discos.

“Fue una etapa de aprendizaje y de discos, donde puse algunos aportes”. Esa faceta la dejó cuando retomó su labor de cantante. No fue fácil volver a cantar, cuenta. Por varios años, Max Castro “estaba en cuanto a la voz".

Al inicio veía muy lejano eso de cantar profesionalmente, pero luego se animó y en 2000 editó Duele amar, un disco que “pegó”, lo devolvió a los escenarios pero al mando de su propio proyecto.
“La temática que he tenido desde que inicié este proyecto fue iniciar una nueva corriente y llegar a los jóvenes. Por ello, trato de recrear la música con un espíritu contemporáneo”, explica.

En la misma corriente van las propuestas del grupo Antología y del solista cusqueño William Luna. “Vendrán también nuevos talentos, no sé si con la misma temática, pero la sola idea es que crezca la música andina contemporánea”.