...
"Año del Diálogo y la Reconciliación Nacional"

Terremoto provocó deformación de muros de Machu Picchu


Un terremoto registrado alrededor de 1450 provocó la deformación de los muros de Machu Picchu y de otras zonas arqueológicas del Cusco, y motivó que los incas desarrollen una arquitectura sismorresistente, reveló el Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico (Ingemmet).

Este es uno de los primeros resultados del proyecto de investigación científica Cusco-Pata, que lidera el Ingemmet, que presenta la Agencia Andina. Vea aquí el especial "Machu Picchu, supremacía inca".

Podrá saber, por ejemplo, por qué hay separaciones entre los muros de Machu Picchu y por qué algunos bordes están rotos, entre otras interrogantes.

La investigación, que cuenta con el respaldo de prestigiosas organizaciones europeas, se desarrolla desde el 2016, con el propósito de identificar los terremotos que ocurrieron en el pasado y saber cómo afectaron a las antiguas culturas, como la Inca.

Ciclo sísmico

Carlos Benavente Escobar, coordinador e investigador del proyecto Cusco-Pata, señaló que al definir los eventos máximos y períodos de recurrencia se podrá determinar el ciclo sísmico de la región Cusco y, en consecuencia, establecer las zonas más vulnerables.

El estudio se convertirá en una herramienta para la planificación, el desarrollo socioeconómico del país y la conservación del patrimonio cultural.

“Los incas, qué duda cabe, fueron los mejores planificadores del territorio. Supieron convivir con diversos peligros geológicos, como terremotos, deslizamientos y huaicos. Ellos estuvieron preparados y ya sabían a qué peligros se exponían. Eso es planificación del territorio”, sentenció.

Cusco-Pata se centró en el estudio de las fallas geológicas activas Tambomachay y Pachatusan, muy cercanas a la ciudad del Cusco, que, por sus características, son capaces de generar sismos de gran magnitud y afectar el desarrollo de la sociedad.

El trabajo de campo del equipo de investigadores se desarrolló en Machu Picchu, Sacsayhuamán, Tipón, Piquillacta, Tambomachay, entre otras zonas del Cusco.

Tres técnicas

Benavente puso de relieve que en el desarrollo del estudio se han combinado, por primera vez, las técnicas de paleosismología, arqueosismología y tectónica activa.

Aseguró que no hay experiencia similar en Latinoamérica. "Lo que tenemos nosotros es único, es un proyecto pionero”, remarcó en diálogo con la Agencia Andina.


ANDINA